Crean el primer radar cuántico

Crean el primer radar cuántico


Científicos austriacos han desarrollado un prototipo de radar basado en el entrelazamiento cuántico que supera la precisión de los radares convencionales.

El principio del radar no ha cambiado desde su desarrollo a principios del siglo XX: un dispositivo de radar emite ondas electromagnéticas.

Esta señal primaria es reflejada por los objetos. Ese reflejo se recibe como una señal secundaria que permite identificar y localizar la posición de un objeto.

Uno de los problemas que ha encontrado este sistema es la distorsión en la señal que provoca la radiación de fondo natural, que en ocasiones diluye la percepción de la señal enviada.

La tecnología clásica ha resuelto este problema usando transmisores cada vez más potentes.

La nueva tecnología ha recurrido al entrelazamiento cuántico para superar la distorsión que provoca el entorno cuando tratamos de identificar y localizar un objeto en el espacio.

Base tecnológica

El entrelazamiento cuántico es uno de los fenómenos más desconcertantes de la mecánica cuántica.

Cuando dos partículas, como los átomos, los fotones o los electrones, se entrelazan, experimentan un vínculo inexplicable que se mantiene incluso si las partículas están en lados opuestos del universo.

Los científicos se han valido de esta propiedad de la mecánica cuántica para desarrollar un nuevo tipo de tecnología de detección llamada ‘iluminación cuántica de microondas’.

Fotones entrelazados

La novedad de esta tecnología es que utiliza fotones entrelazados, en vez de ondas electromagnéticas, como método de detección de objetos.

El prototipo, también conocido como radar cuántico, puede detectar objetos en entornos térmicos ruidosos en los que los sistemas de radar clásicos a menudo fallan.

La nueva tecnología tiene aplicaciones potenciales para escáneres de imágenes y de seguridad biomédica de potencia ultrabaja, según los investigadores.

Detección cuántica

El dispositivo funciona con dos grupos de fotones entrelazados entre sí, cada uno con un cometido específico.

El primer grupo de fotones se llama de “señal” y el segundo grupo se denomina “inactivo”.

La detección cuántica sigue el principio de los radares cuánticos: los fotones señal se envían en la dirección donde suponemos que hay un objeto.

Mientras, los fotones inactivos, entrelazados con los primeros, permanecen en un relativo aislamiento, libre de interferencias y ruido, a la espera de cualquier cambio en los fotones señal.

Cuando los fotones de señal tropiezan con un objeto, su posición se altera por el mero hecho de haber detectado el obstáculo.