Crean pequeños robots que pueden sentir

Crean pequeños robots que pueden sentir


Investigadores de la Universidad Nacional de Singapur han desarrollado pequeños robots accionados por luz capaces de sentir.

Disponen de un sensor de tensión, un sensor de temperatura y de un actuador capaz de transformar energía, todo ello integrado en una finísima película.

Estos robots somatosensoriales están inspirados en organismos vivos y pueden detectar, por tanto, tensión y temperatura simultáneamente.

También disponen de capacidades simultáneas de reflejos y locomotoras.

Disponen asimismo de percepciones complejas de su estado corporal, así como de los entornos circundantes.

Miniaturas

Este desarrollo permitirá la fabricación de robots blandos en miniatura personalizables, capaces de percepción y motilidad simultáneas, según sus creadores, Ghim Wei Ho y Xiao-Qiao Wang.

En un artículo publicado en la revista Advanced Materials, explican que “nuestro compuesto de película delgada flexible y monolítico permite un patrón arbitrario de sensores y actuadores, y puede transformarse en diversos prototipos 2D a 3D a través del kirigami”, el arte japonés de cortar papel.

Y añaden: “las dimensiones de los robots pueden reducirse fácilmente”.

Capacidades sensoriales

El trabajo se ha centrado en diseñar varios prototipos de robot blando kirigami capaces de retroalimentación propioceptiva y exteroceptiva en diferentes situaciones.

La propriocepción se refiere a la percepción del estado interno del robot: por ejemplo, medidas de carga de baterías, postura del robot, etc.

La exterocepción se refiere a la percepción de aspectos externos al robot; por ejemplo, temperatura, presión y localización de objetos.

Prototipos

Uno de estos prototipos es un andador robótico que se retroalimenta de energía con sus desplazamientos, aprovechando las sutiles texturas del terreno.

Otro de estos prototipos es una mano antropomórfica que posee recepciones somatosensoriales: puede sentir los movimientos de cada dedo y calor y el frío. También distingue la dureza y suavidad de diferentes materiales.

Un tercer prototipo es un ciempiés que puede caminar, girar y detectar de forma inalámbrica la intensidad de la luz, la velocidad del viento y el tacto humano.