Medite todos los días con el mismo dispositivo que lo estresa

Medite todos los días con el mismo dispositivo que lo estresa


La meditación es una práctica que permite a las personas entrenar la mente para promover la relajación y concentrar la atención.

Su campo de implantación ha salido de los reducidos círculos iniciales, donde se la consideraba una práctica medio religiosa, hasta llegar a las escuelas, universidades y empresas, totalmente desprovista de otro significado que el de la salud física y mental.

Según datos de 2017 recogidos por la web especializada The Good Body, entre 200 millones y 500 millones de personas meditan regularmente en todo el mundo buscando aumentar su bienestar. 

Solo en Estados Unidos, su práctica se ha triplicado desde 2012. Según Pew Research Center, el 40 por ciento de los estadounidenses dice que medita al menos una vez a la semana.

La Fundación del cineasta David Lynch ha extendido la Meditación Trascendental a más de un millón de niños de zonas urbanas en 35 países, según Global Wellness.

Estudios impulsores

Diversos estudios (unos 600 en total) han puesto de manifiesto sus beneficios mentales y sociales, así como las ventajas que representa para el control del estrés.

Una investigación desarrollada en el Instituto Max Planck de Alemania en 2017 estableció que la práctica de la meditación modifica las zonas del cerebro vinculadas a la atención, las competencias socio-afectivas y socio-cognitivas.

En 2010, otro estudio no menos significativo analizó por primera vez el impacto de tres tipos de meditación en las ondas cerebrales eléctricas, cuyas frecuencias se correlacionan con un estado de conciencia diferente.

Según el Instituto de Salud de Estados Unidos NIH, existen muchos tipos de meditación, pero la mayoría tienen cuatro elementos en común.

Estos cuatro puntos son: un lugar tranquilo, una postura concreta y cómoda, un foco de atención y una actitud abierta.

Irrupción tecnológica

La tecnología también ha irrumpido en este campo, añadiendo nuevos escenarios a la práctica de la meditación. Su lema: medite todos los días con el mismo dispositivo que lo estresa.

Tal como informa la revista Dell Techonologies, tanto los dispositivos móviles como la realidad virtual ofrecen nuevas posibilidades a los practicantes de la meditación.

También se han incorporado a este mercado una serie de soluciones tecnológicas que utilizan elementos como la biorretroalimentación, el seguimiento de EEG (onda cerebral), la estimulación transcraneal con corriente directa (tDCS) y otras mediciones biométricas.

Otra tecnología incorporada  piratea el cerebro para producir estados de meditación sin la necesidad de meditar.

Objetivo común: impulsar y profundizar las prácticas de meditación y optimizar y personalizar la experiencia en tiempo real.

Implantación en empresas

Empresas como General Electric, LinkedIn, Adobe y Roche Diagnostics están adoptando las tecnologías de atención plena y meditación y ofreciéndolas como beneficios a sus empleados con la esperanza de reducir la ansiedad en el lugar de trabajo.

Son solo un ejemplo. Google y Deutsche Bank  han decidido también invertir en formación de prácticas de meditación y Mindfulness para sus empleados.

Apple designó a las aplicaciones móviles de bienestar mental y atención plena, como la primera tendencia de aplicaciones a desarrollar  en 2018.

La orientación empresarial de la práctica de la meditación es clara vez más nítida.