Prueban por vez primera en Rusia un teléfono cuántico

Prueban por vez primera en Rusia un teléfono cuántico


Científicos rusos han creado una red cuántica y la han probado en modo de “telefóno cuántico” protegido de posibles escuchas.  Por teléfono cuántico se entiende la transferencia de archivos de audio protegidos por criptografía cuántica.

Por primera vez en Rusia, cuatro nodos de la infraestructura de telecomunicaciones de la ciudad de Kazán,  situados en diferentes partes de la capital de la República de Tartaristán, fueron unidos por canales cuánticos, informa ITMO University en un comunicado.

Las comunicaciones cuánticas garantizan la invulnerabilidad absoluta de los canales de comunicación a los ataques de hackers. A diferencia de los algoritmos matemáticos de cifrado, incluso los mejores de los cuales pueden ser “hackeados”, los sistemas de comunicación cuántica hacen uso de las leyes fundamentales de la física cuántica: la información es transportada por fotones individuales que cambian ante  cualquier intento de interceptación de señal, informando al usuario instantáneamente de esta incidencia.

Las tecnologías de comunicación cuántica se convertirán en la base de la infraestructura de seguridad de la red del futuro y se integrarán en el concepto de Internet de las cosas, que cambiará cardinalmente el panorama tecnológico común.

Tecnologías cuánticas

Esta es la razón por la que científicos de todo el mundo trabajan en el desarrollo de tecnologías cuánticas. Grandes redes cuánticas ya han sido introducidas en los Estados Unidos (desarrolladas por DARPA), Europa (SEQOQC), Japón (la Red de Tokio por Toshiba) y China. Ahora se ha probado esta red por vez primera en Rusia.

El segmento piloto de la red cuántica de Kazán que conectó dos nodos fue probado en agosto de 2016. Ahora, la red une los cuatro nodos, y se ha introducido un nuevo protocolo de transferencia de datos optimizado para la infraestructura de la ciudad.

La red hace uso de las líneas existentes de comunicación de fibra óptica de la ciudad. Dos de los nodos se encuentran en los centros de retransmisión en diferentes lados del río Kazanka, dos más en las instalaciones de ITMO. La distancia entre los nodos es de unos 10 km, mientras que la longitud del cable óptico durante los ensayos fue de hasta 30-40 km.

Durante la primera ejecución, la red transfirió comandos de control y archivos de demostración. También se probó el “teléfono cuántico”, la transferencia de archivos de audio protegidos por criptografía cuántica.