Smartphones y un poco de impresión 3D para grabar vídeos de células vivas

Smartphones y un poco de impresión 3D para grabar vídeos de células vivas


Resultados obtenidos

Los microscopios invertidos ya se utilizaban principalmente para el estudio de cultivos celulares y las actividades (crecimiento, comportamiento) de las células.

Pues bien, lo que han hecho los científicos es mejorar estos microscopios para transformarlos en dispositivos que registren imágenes en alta calidad. Para ello, usaron unas pocas piezas impresas en 3D, algo de electrónica y un teléfono inteligente.
 
Gracias a ello, han logrado mejorar los viejos microscopios invertidos, y ahora  estos sistemas proporcionan, a la par, excelentes condiciones de cultivo celular e imágenes de alta resolución de las células vivas.
 
Según Johan Kreuger, profesor titular del Departamento de Biología Celular Médica de la Universidad de Uppsala, este proyecto demuestra que la impresión 3D transformará la forma en que los científicos trabajan en todo el mundo, pues tiene el potencial de dar acceso a los investigadores a métodos de investigación hasta ahora demasiado caros.
 
“La tecnología aquí presentada puede ser fácilmente adaptada y modificada en función de las necesidades específicas de cada investigador, a un costo bajo. En el futuro, será mucho más común de lo que los científicos creen modificar los equipos de investigación e impulsar así el desarrollo tecnológico”, concluye Kreuger.
 
Más allá del laboratorio, otros aparatos también podrían verse pronto mejorados por la impresión 3D. Por ejemplo, la compañía de software Autodesk ha desarrollado un sistema que permite personalizar e interconectar los controles de aparatos de uso diario tales como lámparas, tostadoras, hornos o radios, gracias a la incorporación de nuevos elementos modelados en tres dimensiones.